oración de Jonás desde el vientre del pez


2Y Jonás oró al Señor, su Dios, desde el vientre del pez, 3diciéndole: "Desde mi angustia clamé al Señor, y Él me respondió. Desde el vientre del seol grité, y escuchaste mi voz. 4Me arrojaste en el fondo, en el seno del mar, y la corriente me volteaba, y tus olas me anegaban". 5Y yo me decía: "Soy expulsado lejos de tus ojos. ¿Cómo contemplaré de nuevo tu Templo santo?". 6Las aguas me llegaban hasta el cuello, el océano me volteaba, las algas se enrollaban en mi cabeza. 7Descendí hasta los cimientos de los montes; la tierra echaba sus cerrojos tras de mí para siempre. Pero Tú sacaste mi vida de la fosa, Señor, Dios mío. 8Cuando mi alma estuvo a punto de desfallecer me acordé del Señor, y mi oración llegó hasta a Ti, hasta tu Templo santo. 9Los que dan culto a los ídolos vanos se apartan de su misericordia. 10En cuanto a mí, con voz de alabanza, te ofreceré sacrificios, cumpliré los votos que te hice. La salvación viene del Señor. 11Entonces, el Señor dio orden al pez, que vomitó a Jonás sobre tierra firme. (Jonás 2, 2-11)

2, 2   Jonás oró al Señor, su Dios

EL VIENTRE DEL PEZ COMO SÍMBOLO DEL ÚTERO MATERNO. Como Jonás en el vientre del cetáceo, te rogaré en favor del pueblo. Ciertamente desde el vientre de su madre estaba con Dios, conforme a lo que está escrito: "Antes de conocer el bien y el mal, el niño eligió el bien". Ambrosio, Sobre las súplicas de Job y David, 4, 6, 25. 

2, 6   El océano me volteaba

JONÁS ERA UNA PREFIGURACIÓN DE CRISTO. La representación de nuestro Salvador la ostentaba el profeta Jonás cuando oraba desde el vientre del cetáceo con estas palabras: "Desde mi angustia clamé... desde el vientre del seol". Es cierto que se encontraba en el cetáceo; pero estando en el cetáceo dice que él se encuentra en el seol, porque era figura de Cristo que había de bajar hasta el hades; y poco después afirma en la persona de Cristo con una profecía clarísima: "Mi cabeza descendió hasta los cimientos de los montes". Estaba en el vientre de la ballena; entonces ¿qué montes te retienen? Responde: sé que represento al que ha de ser sepultado en el sepulcro excavado de la roca. Y estando en el mar, dice Jonás: "Descendí bajo tierra", porque representaba a Cristo que descendió al corazón de la tierra. Cirilo de Jerusalén, Las catequesis, 14, 20.

2, 7-8   Me acordé del Señor

JONÁS RECUERDA AL SEÑOR. Cuando una persona ha abandonado por completo el mundo, se imagina que vive en un desierto impracticable lleno de fieras. Aprisionado por un miedo indecible y por un temblor inexpresable, grita hacia Dios, como Jonás desde el vientre de la ballena en el mar de esta vida; como Daniel desde el foso de los leones y las crueles pasiones; como los tres jóvenes desde el horno ardiente y el fuego de los deseos de los instintos; como Manasés desde la estatua de latón que es el cuerpo de barro mortal. El Señor escucha y libera del abismo de la ignorancia y del amor mundano, igual que el profeta sale del vientre de la ballena para nunca más volver. Simeón el Nuevo Teólogo, Capítulos prácticos y teológicos, 1, 76. 

2, 11   El pez vomitó a Jonás sobre tierra

TRAGADO PERO NO DESTRUIDO. Por eso es sorprendido por la tempestad, duerme, naufraga, es despertado, cae la suerte sobre él y confiesa su huída, se hunde en el mar, es engullido pero no destruido por el cetáceo. Gregorio Nacianceno, Discurso apologético, 2, 109.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 16, p. 188-192
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

0 comentarios

Publicar un comentario