Set y su hijo Enós


1Ésta es la relación de los descendientes de Adán: El día que Dios creó al hombre, lo hizo a imagen de Dios; 2varón y mujer los creó, los bendijo y los llamó "ser humano" el día de su creación. 3Tenía Adán ciento treinta años cuando engendró un hijo a su imagen, según su semejanza, y le puso por nombre Set. 4Adán vivió después de haber engendrado a Set ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 5El total de la vida de Adán fue novecientos treinta años. Luego murió.
   6Set tenía ciento cinco años cuando engendró a Enós, 7y vivió Set ochocientos siete años después de haber engendrado a Enós, y tuvo hijos e hijas. 8El total de los días de Set fue novecientos doce años. Luego murió (Génesis 5, 1-8).

5, 1-2   Las generaciones de Adán

Tengo para mí que esté paréntesis se debe a la intención de comenzar de nuevo desde Adán la historia de los tiempos, cosa que el autor no quiso hacer en la ciudad terrena, como si Dios la mencionara sin tenerla en cuenta. Mas ¿por qué se vuelven a esta recapitulación después de haber mencionado al hijo de Set, hombre que puso su esperanza en invocar el nombre del Señor, sino porque era una ocasión propicia para proponer las dos ciudades, una que parte de un homicida y llega hasta otro, pues Lamec también cometió homicidio en sus dos mujeres, y otra que parte de aquel que puso su esperanza en invocar el nombre del Señor? He aquí la única soberana ocupación que debe de tener en esta mortalidad la ciudad de Dios, peregrina en este mundo, y que ha sido encarecida por un hombre engendrado de aquel en quien revivió el asesinado. Este hombre denota la unidad de la ciudad soberana, aún no completa, es verdad que recibirá un día su complemento con el precedente de esta prefiguraación profética. Agustín, La ciudad de Dios, 15, 21. 

5, 3-5   Engendró un hijo a su imagen

A la segunda comparación puede corresponder la imagen del hijo de Dios, en tanto que es invisible en cuanto a imagen de Dios invisible, lo mismo que conforme a la narración decimos que la imagen de Adán es su hijo Set. Así está escrito: "Adán engendró a Set conforme a su imagen y según su forma". Esta imagen implica la unidad de naturaleza y de substancia entre el Padre y el Hijo. Por eso, "todo lo que hace el Padre lo hace igualmente el Hijo", porque el Hijo actúa como lo hace el Padre; la imagen del Padre es la formada en el Hijo, que sin duda nace del Padre como voluntad de la inteligencia del Padre. Orígenes, Sobre los principios, 1, 2, 6.

5, 6-8   Set y sus descendientes

¿Hemos de creer acaso que cuando la divina Escritura, al reseñar el número de años que vivieron los hombres y concluir cada uno de ellos con estas palabras: "Y tuvo hijos e hijas y fueron todos los días", de éste o de aquél, tantos, y "murió" como no nombra los hijos y las hijas, durante tantos años como vivían en la primera época del mundo, no nacieron muchos hombres, de cuyos clanes se fundaron diversas cuidades? Agustín, La ciudad de Dios, 15, 8.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Vol. 1,  p. 176-178
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

1 Comentario:

F.J.- "Karl Kowalsky" Dempsey dijo...

Hola! Qué bonito icono bizantino, veo que tienes buen gusto también en materia de pintura Sacra.

Publicar un comentario