Henoc es hallado bueno y llevado al cielo


21Henoc tenía sesenta y cinco años cuando engendró a Matusalén, 22y caminó Henoc con Dios después de haber engendrado a Matusalén trescientos años, y engendró hijos e hijas. 23El total de los días de Henoc fue de trescientos sesenta y cinco años. 24Enoc caminó con Dios. Después desapareció porque Dios se lo llevó. 
   25Matusalén tenía ciento ochenta y siete años cuando engendró a Lamec, 26y vivió Matusalén después de haber engendrado a Lamec setecientos ochenta y dos años, y engendró hijos e hijas. 27El total de los días de Matusalén fue de novecientos sesenta y nueve años. Luego murió (Génesis 5, 21-27).  

5, 21-24   Caminó Henoc con Dios

También el Espíritu Santo descendió y "llenó toda la casa en la que se encontraban muchos sentados, y se vieron esparcidas lenguas como de fuego". Buenas eran las alas del amor, alas verdaderas, que volaban por las bocas de los apóstoles, y las alas de fuego, que hablaban una palabra purificada. Sobre estas alas voló Henoc cuando fue arrebatado al cielo. Ambrosio, Sobre Isaac o el alma, 8, 77.

5, 25-27   La edad de Matusalén

Existe un problema famoso que ha sido aireado discutidamente por todas las iglesias y que se refiere a que Matusalén vivió catorce años después del diluvio... Parece que en este caso, como en otros, existe un error respecto a los números tanto en los libros hebreos como en los de los samaritanos que afirman que Matusalén tenía ciento ochenta y siete años cuando engendró a Lamec. Después de engendrar a Lamec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años y tuvo hijos e hijas. Y la vida de Matusalén fue de novecientos sesenta y nueve años, y después murió. Lamec vivió setecientos ochenta y dos años y engendró a Noé. Por tanto, desde el día de nacimiento de Matusalén hasta el nacimiento de Noé han transcurrido trescientos sesenta y nueve años; a éstos hay que añadir seiscientos años de Noé, pues en el año seiscientos de vida de éste tuvo lugar el diluvio, y así resulta que Matusalén tuvo que morir el año novecientos sesenta y nueve de su vida, pues en ese año comenzó el diluvio. Jerónimo, Libro de las cuestiones hebreas sobre el Génesis, 5, 25-29.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Vol. 1,  p. 179-182
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario